24 NOV 2014

BUENAS IDEAS PARA EL ANÁLISIS.

La Parte Humana De Los Problemas Familiares Por Reparto De Herencias.

 Autor: Dr. Jesùs Betancourt.

Jesùs Betancourt

    Me decía un colega, especialista también en Herencias y Sucesiones, que “si no hay conflictos entre los herederos, los abogados se mueren de hambre”.

     Existe una situación que tristemente es más cotidiana de lo que parece a simple vista son  los conflictos familiares a la hora de hacer la partición de la herencia, es el problema más importante a resolver, cada quien quiere una parte de la herencia por que les pertenece por derecho, pero nunca hizo nada para ayudar a forjar ese patrimonio, por el contrario, “si pudo echar mano de él lo hizo y punto”.

     Esta situación, penosa por demás, trae como consecuencia que existan personas que se distancian por conflictos a partir de una herencia, por lo que  el dinero afecta más de lo que parece a las relaciones personales y familiares.

     Tristemente, el corazón humano puede llegar a ser muy egoísta, pero a la larga, discutir con un hermano por una herencia no compensa porque se pierde mucho más al romper un vínculo afectivo que las cantidades o los bienes que le pueden corresponder.

Es importante utilizar el sentido común.

     Ante una herencia piensa que lo importante no es lo que vas a heredar sino el dolor que causa   la muerte de la persona que se ha ido y a la que quieres. Por respeto a esa persona ausente hay que poner todo de su parte para que el proceso de transición en la familia sea positivo, pacifico y fraternal.

     Sin duda alguna  hablando se entiende la gente, por ello, el dialogo y la opinión  de una forma asertiva y objetiva ayuda a bajar los niveles de ansiedad y de esta manera  evita recibir informaciones erróneas, pues es necesario saber que si ha sido el o la cónyuge o quien haya hecho vida concubinaria es normal que esa persona  va a  recibir la mayor parte de la herencia, según las leyes venezolanas.

     Existen personas que se preocupan mucho por la herencia que van a recibir pero no se preocuparon tanto en vida por las personas que las iban a dejar.

Es necesario controlar la avaricia

     El corazón humano puede llegar a tener un gran deseo de poseer más. La palabra más es la fuente de la insatisfacción crónica ya que cuando te dejas llevar por la soberbia nada es suficiente, todo te parece poco.

     Es importante evitar recibir consejos de gente que no  conocen las leyes que rigen la materia hereditaria ya que estos pueden influir negativamente en tu estado de ánimo al decirte por ejemplo: “a ti te toca la mayor parte de la herencia porque eres el único hijo” o ustedes son mayoría por que son 9 hijos y esa señora, la concubina, es una sola y de paso no es casada” y así cualquier cantidad de estupideces que hacen salir el demonio avaricioso que se lleva por dentro y   una vez que has dado el paso en demarcar distancia, volver a retomar el contacto te costará mucho.

     El espíritu materialista propio de la sociedad actual ha restado peso a la espiritualidad, de allí que se hace necesario valorar el cariño y el amor como el mejor regalo que puedes tener. El dinero no lo compra todo; la herencia puede ser mucha o poca y la mejor herencia que podemos recibir es la que podemos transmitir a nuestros hijos, el amor, la familiaridad, el apego al trabajo, la bondad y sobre todo la solidaridad.

COMO SE INICIA EL PROCESO HEREDITARIO.

Investigación y análisis: Dr. Jesús Betancourt.

 

     El proceso se inicia en el momento del fallecimiento del causante o persona que deja bienes de fortuna tanto activos como pasivos, el legislador Venezolano concede a los herederos 180 días hábiles para que efectúen la declaración de la universalidad de bienes que ha dejado la persona o el De cujus.

Esta declaración se efectúa bajo los parámetros establecidos por la Administración Tributaria (SENIAT) , avalado y firmado por un abogado, en formatos especiales para tal fin y para cada partida en especial,  en el cual la Administración emite la Solvencia y Liquidación de la Declaración Sucesoral, ya con este documento se comienza a realizar la partición de dicha Herencia a cada heredero conforme a los porcentajes correspondiente según el derecho de cada uno,  posteriormente se informa a los diferentes Registros sobre el cambio de propietario para su debida modificación.  Esto parece sencillo,    Pero a lo largo de este proceso surgen una cantidad de inconvenientes, confusiones, mal entendido, ocultamientos de bienes, etc. etc.  que obstruyen ese final feliz que todos quieren tener.  Existen muchas situaciones particulares y para cada caso hay una solución.

     Asesoría Gratuita: En BETANCOURT CONSULTORES cocientes de lo especial y delicado que es este tema y tomando en cuenta que por lo general cuando  llega el momento hay herederos que no cuentan con recursos económicos para iniciar o reclamar algunos derechos,  puede solicitar una  asesoría gratuita a betancourtconsultores@gmail.com.

 DEL DERECHO HEREDITARIO

Derecho Hereditario o Derecho Sucesoral, es la situación que sigue a la muerte de una persona física, pues bien, esa situación se refiere a los bienes y fortuna que ha dejado el difunto o causante, y el legislador Venezolano contempla la transmisión de la propiedad en sus herederos, ya que “la Propiedad y demás derechos se adquieren y transmiten por la ley, por la sucesión y por efecto de los contratos” articulo 796 de Código Civil Venezolano.

 EL CONCUBINO O LA CONCUBINA TAMBIÉN TIENE DERECHOS

En el Concubinato o uniones estables de hecho, conforme a la legislación Venezolana manifiesta que: cuando reúne los requisitos especiales, producirán los mismos efectos que el matrimonio, por lo tanto se adquiere vocación hereditaria, con los mismos derechos como si fueran casados.  Es decir si la pareja tiene las siguientes características, perfectamente puede heredar, que dicha  unión sea, a) Pública y Notoria, b) Regular y permanente, c) singular, un hombre y una mujer, d)  entre personas de sexo opuesto e) que no tengan impedimentos para contraer matrimonio, f) que ninguno de los dos sea casado. G) y que los fines sean primario y secundarios atribuidos al matrimonio. Ahora bien para adquirir este derecho debe existir sentencia definitivamente firme emitida por un Tribunal.

     Es muy común que se quiera  desconocer los derechos del   Concubino(a) sobreviviente,  por los herederos familiares del cónyuge fallecido o el de Cujus, y generalmente  toman los bienes existentes como si este no tuviera derechos, pues bien la ley le otorga al concubino mejor derecho que los demás, lo único es que hay que hacerlos valer.

Servicios que ofrece BETANCOURT CONSULTORES.

  • Liquidación ante el Seniat

  •   Partición de Herencia

  • Declaración de Herederos Universales

  • Testamentos (redacción, impugnación, nulidad, sustitución, revocación)  

  • Legados  (reclamos, acciones)

  •  La legítima (calculo)

  •  Albaceas (nombramiento de administradores de bienes sucesorales)

  •  Aceptación y repudiación de herencias

  •  Del derecho de representación

  •  Del heredero ausente

  • Declaraciones Sustitutivas (cuando aparecen más bienes)

¡NO SABE COMO HACER UN TESTAMENTO!

     Si Usted es una persona precavida y desea dejar todo arreglado para el futuro en cuanto a bienes lo más recomendable es redactar un Testamento, y para que este instrumento tenga validez y fuerza jurídica debe reunir características especiales,  En Venezuela existen una gran variedad de testamento, como el abierto, Cerrado, Común, Especial, Mancomunado, Marítimo, Militar, etc., nuestro despacho Jurídico pone a su disposición la experiencia en esta materia. (Ver costo)  

Legados

     Los legados son liberalidades o disposición testamentaria que hace el testador en favor de una persona en particular  debidamente identificada, sobre una cosa u objeto también debidamente identificado.

Albacea

     Es una persona nombrada por el testador, que una vez aceptado el cargo tiene la obligación de cumplir y hacer cumplir, incluso coactivamente todas las estipulaciones plasmadas en el testamento, afín de asegurar que efectivamente las mismas sean ejecutadas tal y como fueron dispuestas; entre otras atribuciones son las siguientes a) pagar el funeral conforme lo dispuesto por el testador, b) Pagar los Legados, c) Vigilar las disposiciones Testamentarias, c) puede proceder a formar el inventario del patrimonio hereditario,  C) Cumplir con las obligaciones Tributarias (declaración Sucesoral) en fin es el vigilante celoso de las instrucciones del testador, en cuanto a las prohibiciones tenemos, a) no puede vender bienes para cumplir obligaciones hereditarias, a menos que un Tribunal lo autorice, b) tiene impedimento para delegar funciones, a menos que el testador lo haya autorizado, c) simular ventas a precios vil e irrisorio, d) No puede adquirir bienes de la herencia por sí o por  intermedio de otra persona. Y por último el Albacea es el administrador del patrimonio ajeno y debe rendir cuentas pues responde tanto por dolo como por culpa.  

La Legítima:

     Es la cuota de la herencia que por ley tienen derecho en plena propiedad a los descendientes, ascendientes, y al cónyuge sobreviviente, que son llamados “herederos forzosos o legitimarios” correspondiéndoles la mitad de sus respectivos derechos en la sucesión intestada, esta cuota es de suma importancia, por ejemplo: cuando se hace un testamento y no se respeta la cuota que por ley le corresponde a los legitimarios el testamento es nulo.

CONSIDERACIONES SOBRE EL CÒDIGO CIVIL VENEZOLANO Y LA HERENCIA.

Investigaciòn: Dr. Jesùs Betancourt.

 

Algunos aspectos a considerar sobre el CÓDIGO CIVIL DE VENEZUELA  a los efectos de la herencia. 

Artículo 1.001 El efecto de la aceptación se retrotrae al momento en que se abrió la sucesión. Sin embargo, quedan a salvo los derechos adquiridos por terceros en virtud de convenciones a título oneroso hechas de buena fe con el heredero aparente. Si éste ha enajenado de buena fe una cosa de la herencia, solamente está obligado a restituir el precio recibido y a ceder su acción contra el comprador que no lo hubiese pagado todavía. El heredero aparente de buena fe no está obligado a la restitución de frutos sino desde el día en que se le haya notificado legalmente la demanda. Artículo 1.002 La aceptación puede ser expresa o tácita . Será expresa, cuando se tome el título o cualidad de heredero en un instrumento público o privado. Será tácita, cuando el heredero ejecute un acto que suponga necesariamente la voluntad de aceptar la herencia, acto que no tendrá derecho de ejecutar sino en calidad de heredero. Artículo 1.003 Los actos meramente conservatorios, de guarda y de administración temporal, no envuelven la aceptación de la herencia, si la persona no ha tomado en ellos el título o cualidad de heredero. Artículo 1.004 La donación, cesión o enajenación hecha por el heredero a un extraño, a sus demás coherederos o a alguno de ellos, de sus derechos hereditarios, envuelve su aceptación de la herencia. Artículo 1.005 El mismo efecto tendrá la renuncia hecha por uno de los coherederos en favor de uno o de algunos de los demás, aunque sea gratuitamente, y la hecha en favor de todos sus coherederos indistintamente, cuando haya estipulado precio por su renuncia. Artículo 1.006 La renuncia hecha por un coheredero no envuelve aceptación de la herencia cuando se hace gratuitamente en provecho de todos los coherederos ab-intestato o testamentarios, a quienes se deferiría la parte del renunciante, en caso de faltar éste. Artículo 1.007 Si la persona en cuyo favor se ha abierto una sucesión, muere sin haberla aceptado expresa o tácitamente, trasmite a sus herederos el derecho de aceptarla. Artículo 1.008 Si estos herederos no están de acuerdo para aceptar o para renunciar la herencia, el que la acepta adquiere solo todos los derechos y queda sometido a todas las cargas de la herencia, considerándose al renunciante como extraño. Artículo 1.009 Los herederos que hayan aceptado la herencia del heredero fallecido, podrán renunciar a la herencia que se había deferido a este último y que no había aceptado todavía; pero la renuncia de la herencia del heredero fallecido envuelve la de aquella que se le había deferido. Artículo 1.010 La aceptación de la herencia no puede atacarse, a no ser que haya sido consecuencia de violencia o de dolo. No pueda tampoco impugnarse la aceptación, por causa de lesión. Sin embargo, en caso de descubrirse un testamento, desconocido en el momento de la aceptación, el heredero no está obligado a pagar los legados contenidos en aquel testamento, sino hasta cubrir el valor de la herencia, salvo siempre la legítima que pueda debérsele. Artículo 1.011 La facultad de aceptar una herencia no se prescribe sino con el transcurso de diez años. 2º. La Repudiación Artículo 1.012 La repudiación de la herencia debe ser expresa y constar de instrumento público. Artículo 1.013 El que repudia la herencia se considera como si nunca hubiera sido llamado a ella. Sin embargo, la repudiación no quita al repudiante el derecho de reclamar los legados dejados a su favor. Artículo 1.014 En las sucesiones intestadas, la parte del que renuncia acrece a sus coherederos; si no hay otro heredero, la herencia se defiere al grado subsiguiente. Artículo 1.015 No se sucede por representación de un heredero que haya renunciado. Si el renunciante fuere el único heredero en su grado, o si todos los coherederos renunciaren, los hijos de ellos suceden por derecho propio y por cabeza. Artículo 1.016 En las sucesiones testamentarias la parte del renunciante se defiere a sus coherederos o a los herederos ab-intestato, según lo establecido en los artículos 943 y 946. Artículo 1.017 Cuando alguien renuncia una herencia en perjuicio de los derechos de sus acreedores, éstos podrán hacerse autorizar judicialmente para aceptarla en nombre y lugar de su deudor. En este caso, la renuncia se anula, no en favor del heredero que la ha renunciado, sino sólo en provecho de sus acreedores, y hasta concurrencia de sus créditos. Artículo 1.018 Mientras el derecho de aceptar una herencia no se haya prescrito, los herederos que la hayan renunciado pueden aceptarla, si no ha sido aceptada por otros herederos, sin perjuicio de los derechos adquiridos por terceros sobre los bienes de la herencia, tanto en virtud de prescripción como de actos válidamente ejecutados con el curador de la herencia yacente. Artículo 1.019 Todo el que tenga acción contra la herencia, o derecho de suceder a falta del llamado actualmente, tiene derecho de pedir al Tribunal que compela al heredero, sea ab-intestato o testamentario, a que declare si acepta o repudia la herencia. El Juez, procediendo sumariamente, fijará un plazo para esta declaración, el cual no excederá de seis meses. Vencido este plazo sin haberla hecho, se tendrá por repudiada la herencia. Artículo 1.020 No obstante de lo establecido en los artículos precedentes los llamados a una herencia que se encuentren en posesión real de los bienes que la componen, pierden el derecho de repudiarla, si dentro de tres meses de la apertura de la sucesión, o desde el día en que se les ha informado de habérseles deferido la herencia, no han procedido conforme a las disposiciones concernientes al beneficio de inventario, y se reputarán herederos puros y simples, aun cuando pretendiesen poseer aquellos bienes por otro título. Artículo 1.021 Los herederos que hayan sustraído u ocultado bienes pertenecientes a la herencia, perderán el derecho de repudiarla y quedarán constituidos en herederos puros y simples. Artículo 1.022 No se puede, ni aun por contrato de matrimonio, renunciar a la herencia de una persona viva, ni enajenar los derechos eventuales que se puedan tener a aquella herencia. 3º. Del Beneficio de Inventario, de sus Efectos y de las Obligaciones del Heredero Beneficiario. Artículo 1.023 La declaración del heredero de que pretende tomar este carácter bajo beneficio de inventario, se hará por escrito ante el Tribunal de Primera Instancia del lugar donde se abrió la sucesión, se publicará en extracto en el periódico oficial o en otro a falta de éste, y se fijará por edictos en la puerta del Tribunal. Artículo 1.024 El heredero puede pedir que se le admita al beneficio de inventario, no obstante prohibición del testador. Artículo 1.025 Aquella declaración no produce efecto, si no la precede o sigue el inventario de los bienes de la herencia, formado con las solemnidades establecidas en el Código de Procedimiento Civil y en los términos fijados en este parágrafo. Artículo 1.026 Cuando haya varios herederos, bastará que uno declare que quiere que la herencia se acepte a beneficio de inventario, para que así se haga. Artículo 1.027 El heredero que se halle en posesión real de la herencia, deberá hacer el inventario dentro de tres meses a contar desde la apertura de la sucesión, o desde que sepa que se le ha deferido aquella herencia. Si ha principiado el inventario y no lo pudiere terminar en este plazo, ocurrirá al Juez de Primera Instancia del lugar donde se ha abierto la sucesión, para obtener una prórroga, que no excederá de otros tres meses, a menos que graves circunstancias particulares hagan necesario que sea mayor. Artículo 1.028 Si en los tres meses dichos no ha principiado el heredero a hacer el inventario, o si no lo ha concluido en el mismo término, o en el de la prórroga que haya obtenido, se considerará que ha aceptado la herencia pura y simplemente. Artículo 1.029 Después de haber terminado el inventario el heredero que no haya hecho la declaración preceptuada en el artículo 1.023, tendrá un plazo de cuarenta días, a contar desde la conclusión del inventario, para deliberar sobre la aceptación o repudiación de la herencia. Pasado este término sin haber hecho su declaración, se le considerará como heredero puro y simple. Artículo 1.030 Cuando el heredero no esté en posesión real de la herencia, ni se haya mezclado en su administración, conserva el derecho de aceptarla bajo beneficio de inventario, mientras no se haya prescrito la facultad de aceptar la herencia. Una vez hecha la declaración a que se refiere el artículo 1.023, de acogerse al beneficio de inventario, el heredero deberá dejar concluido el inventario dentro del término de tres meses contados desde la declaración, a menos que obtenga una prórroga del Juez de Primera Instancia en la forma prevista en el artículo 1.027. La falta en el oportuno levantamiento del inventario hace que la aceptación se tenga por pura y simple. Cuando el inventario ha sido terminado, el heredero debe hacer la manifestación de aceptación dentro de los cuarenta días siguientes. A falta de esta declaración, se tiene por repudiada la herencia. En el caso del artículo 1.019, el heredero, que no se encuentra en la posesión real de la herencia, deberá concluir el inventario dentro del mismo plazo que le haya fijado el Tribunal para su aceptación o repudiación, salvo que haya obtenido una prórroga de ese Tribunal. Si hace la declaración y no hace el inventario se le tiene por heredero puro y simple. Artículo 1.031 Los menores, los entredichos y los inhabilitados, no se consideran privados del beneficio de inventario sino al fin del año siguiente a la mayor edad, o a la cesación de la interdicción o de la inhabilitación, si en este año no han cumplido las disposiciones del presente parágrafo. Artículo 1.032 Durante el plazo concedido para hacer inventario y para deliberar, el llamado a la sucesión no está obligado a tomar el carácter de heredero. Sin embargo, se le considerará como curador de derecho de la herencia, y con tal carácter se le puede demandar judicialmente para que la represente y conteste las acciones intentadas contra la herencia. Si no compareciere, el Juez nombrará un curador a la herencia para ese caso. Artículo 1.033 Si en la herencia se encontraren objetos que no puedan conservarse o cuya conservación sea costosa, el heredero, durante los plazos que quedan establecidos, podrá hacerse autorizar para venderlos, de la manera que juzgue más conveniente la autoridad judicial, sin que se pueda concluir de allí que haya aceptado la herencia. Artículo 1.034 Si el heredero repudia la herencia durante los plazos establecidos, o la prórroga, los gastos que haya hecho legítimamente hasta la repudiación, serán de cargo de la herencia. Artículo 1.035 El heredero que de mala fe haya dejado de comprender en el inventario algún objeto perteneciente a la herencia, quedará privado del beneficio de inventario. Artículo 1.036 Los efectos del beneficio de inventario consisten en dar al heredero las ventajas siguientes: No estar obligado al pago de las deudas de la herencia ni al de los legados, sino hasta concurrencia del valor de los bienes que haya tomado, y poder libertarse de unas y otras abandonando los bienes hereditarios a los acreedores y a los legatarios. No confundir sus bienes personales con los de la herencia, y conservar contra ella el derecho de obtener el pago de sus propios créditos. Artículo 1.037 El heredero a beneficio de inventario tiene la obligación de administrar los bienes de la herencia y de dar cuenta de su administración a los acreedores y a los legatarios. No puede compelérsele a pagar con sus propios bienes, sino en el caso de que, estando en mora para la rendición de la cuenta, no satisficiere esta obligación. Después de la liquidación de la cuenta, no puede compelérsele a hacer el pago con sus bienes personales, sino hasta concurrencia de las cantidades por las cuales sea deudor. Artículo 1.038 El heredero a beneficio de inventarlo prestará la culpa que presta todo administrador de bienes ajenos. Artículo 1.039 Los acreedores y los legatarios pueden hacer fijar un término al heredero para el rendimiento de cuentas. Artículo 1.040 El heredero a quien se deba la legítima, aunque no haya aceptado la herencia a beneficio de inventario, podrá hacer reducir las donaciones y legados hechos a sus coherederos. Artículo 1.041 El heredero queda privado del beneficio de inventario, si enajena los inmuebles de la herencia sin autorización judicial. Artículo 1.042 Queda privado igualmente del beneficio de inventario, si vende los bienes muebles de la herencia sin autorización judicial, antes de que hayan transcurrido dos años de la declaración de la aceptación bajo beneficio de inventario; después de este plazo, puede vender los bienes muebles sin ninguna formalidad. Artículo 1.043 Si los acreedores u otras personas interesadas lo exigieren, el heredero dará garantía suficiente respecto de los bienes muebles comprendidos en el inventario, de los frutos de los inmuebles y del precio de los mismos inmuebles que quede después del pago de los créditos hipotecarios. A falta de aquellas garantías, el Juez proveerá a la seguridad de los interesados. Artículo 1.044 El heredero paga legítimamente a los acreedores y a los legatarios que se presenten, salvo los derechos de preferencia de ellos, a no ser que algún acreedor u otro interesado se oponga a que haga los pagos extrajudicialmente o promueva preferencia en alguno o algunos pagos, pues entonces se harán éstos por el orden y según el grado que el Juez señale, conforme a las disposiciones de este Código. Artículo 1.045 Los acreedores que no hayan hecho oposición y se presentaren después de haberse agotado toda la herencia en pagar a los demás acreedores y a los legatarios, no tendrán acción sino contra los legatarios. Esta acción se extingue por el transcurso de tres años a contar desde el día del último pago. Artículo 1.046 Quedan exceptuados de la disposición del artículo anterior los acreedores hipotecarios, quienes conservarán su acción para cobrarse de los bienes que estén afectos al pago de su crédito, aunque no hayan hecho oposición. Artículo 1.047 Los gastos de inventario y rendición de cuentas son de cargo de la herencia. Artículo 1.048 El heredero que haya seguido un pleito temerario, será condenado personalmente en las costas. 4º. De la Separación de los Patrimonios del de Cujus y del Heredero Artículo 1.049 Los acreedores de la herencia y los legatarios, pueden pedir la separación del patrimonio del de cujus y el del heredero, aun cuando tengan una garantía especial sobre los bienes de la herencia. Artículo 1.050 La separación tiene por objeto el pago, con el patrimonio del de cujus, a los acreedores y a los legatarios que la han pedido, con preferencia a los acreedores del heredero. Artículo 1.051 Los acreedores y los legatarios que hayan aceptado al heredero por deudor, no tienen derecho a la separación. Artículo 1.052 El derecho a pedir la separación no puede ejercerse sino dentro del perentorio plazo de cuatro meses, a contar desde la apertura de la sucesión. Artículo 1.053 La aceptación de la herencia a beneficio de inventario, no dispensa a los acreedores del de cujus y a los legatarios que pretendan hacer uso del derecho de separación, de observar lo establecido en este parágrafo. Artículo 1.054 Cuando alguna de las personas a quienes se refiere el artículo 1.049, pidiere la separación de patrimonios, se procederá a la formación del inventarlo solemne de todos los bienes de la herencia, tanto muebles como inmuebles, y terminado que sea se enviará a las Oficinas de Registro de los Departamentos o Distritos a que correspondan las respectivas situaciones de los inmuebles, copia auténtica de las partidas del inventario que se refieran a inmuebles, juntamente con la de la solicitud del peticionario, a fin de que dichas copias sean protocolizadas en los protocolos de hipotecas correspondientes. Artículo 1.055 Respecto de los muebles ya enajenados, el derecho de separación se referirá únicamente al precio que se deba. Artículo 1.056 Las hipotecas de los inmuebles de la herencia, otorgadas en favor de los acreedores del heredero y las enajenaciones de aquellos inmuebles, aunque estén registradas, no perjudican los derechos de los acreedores del de cujus ni los de los legatarios, siempre que unos y otros hayan llenado los requisitos establecidos en este parágrafo y en los plazos expresados en el mismo. Artículo 1.057 La separación de los patrimonios aprovecha únicamente a quienes la han pedido, y no modifica entre éstos, respecto de los bienes del de cujus, la condición jurídica originaria de los títulos respectivos, ni sus derechos de prelación. Artículo 1.058 El heredero puede impedir o hacer cesar la separación, pagando a los acreedores y a los legatarios , o dando caución suficiente para el pago de aquéllos cuyo derecho estuviere pendiente de alguna condición o de algún plazo, o fuere controvertido. Artículo 1.059 Todas las disposiciones relativas a las hipotecas, son aplicables al vínculo que se deriva de la separación de los patrimonios, siempre que se haya verificado el registro legal sobre los inmuebles de la herencia. 5º. De la Herencia Yacente y de la Vacante Artículo 1.060 Cuando se ignora quién es el heredero, o cuando han renunciado los herederos testamentarios o ab-intestato, la herencia se reputa yacente y se proveerá a la conservación y administración de los bienes hereditarios por medio de un curador. Artículo 1.061 El Juez de Primera Instancia con jurisdicción en el lugar donde se haya abierto la sucesión, nombrará el curador, a petición de persona interesada o de oficio. Artículo 1.062 El curador está obligado a hacer formar el inventario de la herencia, a ejercer y hacer valer los derechos de ésta, a seguir los juicios que se le promuevan, a administrarla, a depositar en un instituto bancario el dinero que se encuentre en la herencia y el que perciba de la venta de los muebles y, de los inmuebles, y, por último, a rendir cuenta de su administración. El curador nombrado deberá dar caución por la cantidad que fije el Tribunal, sin lo cual no podrá entrar en el ejercicio de sus funciones. Si la caución dada no hubiere sido suficiente a cubrir las resultas de la curatela, el Juez será responsable de los daños y perjuicios sobrevenidos a los interesados. Artículo 1.063 Las disposiciones del parágrafo 3º de esta Sección sobre inventario, sobre la manera de administrar la herencia y rendición de cuentas por parte del heredero beneficiario, son comunes a los curadores de las herencias yacentes. Artículo 1.064 El Juez deberá emplazar por edicto y por la imprenta si fuere posible, a los que se crean con derecho a la herencia, para que comparezcan a deducirlo. Artículo 1.065 Pasado un año después de fijados los edictos a que se refiere el artículo anterior, sin haberse presentado nadie reclamando fundadamente derecho a la herencia reputada yacente, el Juez que haya intervenido en las diligencias de su administración provisional, declarará vacante la herencia, y pondrá en posesión de ella al empleado fiscal respectivo, previo inventario y avalúo que se hará de acuerdo con el curador. Sección III De la Partición Artículo 1.066 Puede encargarse a otra persona la simple facultad de hacer la partición de los bienes que alguien deje a su fallecimiento, con tal de que no sea a uno de los coherederos. Esta facultad deberá darse en testamento o en instrumento público. Artículo 1.067 Se puede pedir la partición de una herencia, no obstante cualquiera prohibición del testador. Sin embargo, cuando todos los herederos instituidos o algunos de ellos sean menores, el testador puede prohibir la partición de la herencia hasta un año después que hayan llegado a la mayor edad los menores. La Autoridad Judicial podrá, no obstante, permitir la partición, cuando así lo exijan circunstancias graves y urgentes. Artículo 1.068 La partición procede aunque uno de los coherederos haya gozado separadamente de una parte de la herencia a menos que haya habido una posesión suficiente para la prescripción, cuando haya lugar a ésta. Artículo 1.069 Cuando los coherederos no puedan acordarse para practicar una partición amistosa, se observarán las reglas de los artículos siguientes. Artículo 1.070 Cada uno de los coherederos puede pedir en especie su parte de bienes muebles o inmuebles de la herencia, sin embargo, si hubiere acreedores que hayan embargado los muebles o que se opusieren a ello, o si la mayoría de los coherederos juzgare necesaria la venta para el pago de las deudas y cargas de la herencia, los muebles se venderán en pública subasta. En todo caso el mueblaje y otros enseres de uso inmediato y personal del cónyuge del de cujus se considerarán como bienes propios de éste y no se incluirán en el acervo hereditario. Artículo 1.071 Si los inmuebles no pueden dividirse cómodamente, se hará también su venta por subasta pública. Cuando las partes sean todas mayores y consientan en ello, la venta pod
rá hacerse por las personas que designen. Artículo 1.072 Los pactos y las condiciones de la venta, si los copartícipes no se pusieren de acuerdo, se establecerán por la autoridad judicial con arreglo a derecho. Artículo 1.073 Cada uno de los coherederos traerá a colación, según las reglas que más adelante se establecen, lo que se le haya dado y las cantidades de que sea deudor. Artículo 1.074 Si no se hace en especie la colación, los coherederos a quienes se les deba tienen derecho a una parte igual de la masa hereditaria, que debe adjudicárseles, en cuanto sea posible, en objetos de la misma naturaleza y calidad de los que no se han traído a colación en especie.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

Deja un comentario